martes, 22 de julio de 2008

Un amor imposible, tampoco es tan poco.

(A Perseo, de Andrómeda liberada)
Te quiero
lindo y tierno

Te quiero
más allá del mar
con una intensidad infinita.

Veo tus ojos
reflejados en las olas
de las nubes mensajeras
cada mañana

Cada palabra tuya
un regalo dorado

Hipnotizada
tu canto de hombre sireno
teutón del salvaje océano
me absorbería al abismo
Convertida, estatua de sal marina

Calmo por fuera
de observadoras
corrientes interiores
son tus canciones silentes

Tu sonrisa
grande y rizada de olas

Fuerte y bello,
cobrizo destello

Si cantaras a la brisa
y me dijeras que fuera a ti
subiría a la borda de mi velero,
cáscara de nuez de amor sincero,
y me tiraría sin pensar
a las aguas profundas sin remedio

Me sumerjo contigo
hundida
en tus brazos mojados
peces de lecturas abisales
en el fondo rocoso
del más oscuro de los mares

Te quiero tanto
que saber que existes
me alimenta

Bebería de la fuente de tus ojos
y me sentiría repleta
como agua de vida
licor de plata
de la eterna juventud
del alma enamorada.

No hay comentarios: